Si haces lo que no debes hacer, sufrirás lo que no mereces sufrir.

Benjamin Franklin