Sé como el ave que, al posarse en ramas ligeras las siente ceder, y sin embargo canta, porque sabe que tiene alas.

Víctor Hugo