Deja que todo te ocurra, la belleza y el terror, y sigue adelante, ya que ningún sentimiento es definitivo.

Rainer Maria Rilke