El día de mi despertar espiritual fue el día en que vi, y supe que vi, a Dios en todas las cosas y a todas las cosas en Dios.

Mechtild de Magdeburg