Puedes acariciar a los demás solo con tus palabras.

Francis Scott Fitzgerald