Porque después de todo he comprendido, que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado.

Francisco Luis Bernárdez