¡Ánimo, corazón mío! Siempre hay luz detrás de las nubes.

Louisa May Alcott