A la vida le basta el espacio de una grieta para renacer.

—Ernesto Sábato