Si tienes un jardín y una biblioteca, tienes todo lo que necesitas.

Cicerón