Siempre es necesario un poco de locura para enfrentar al destino.

Marguerite Yourcenar