La vida no tiene por qué ser seria. La risa es más sanadora que cualquier forma de oración o meditación.

Anita Moorjani