No hay mayor religión que la ayuda humanitaria. Trabajar por el bien común es el mayor credo.

—Albert Schweitzer