El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Pablo Neruda