Aquellos que no se mueven no notan sus cadenas.

Rosa Luxemburgo