El silencio es el primer lenguaje de Dios; todo lo demás es una pobre traducción.

Thomas Keating