Cuanto más vivimos guiados por nuestro intelecto, menos percibimos el sentido de la vida.

León Tolstoi