Las mejores cosas de la vida no son cosas.

—Anónimo