Es más fácil construir niños fuertes que reparar adultos rotos.

Frederick Douglas