Recordar que un día vamos a morir es la mejor manera de evitar la trampa de pensar que hay algo que perder. Ya estamos despojados. Por eso, no hay ninguna razón para no seguir los impulsos del corazón.

Steve Jobs