Debemos escuchar al niño que fuimos un día y que vive dentro de nosotros. Ese niño entiende de instantes mágicos.

Paulo Coelho