Quien no lo sepa ya, lo aprenderá de prisa: La vida no para, no espera, no avisa.

Jorge Drexler