Nada en el mundo tiene tanto poder como la palabra. A veces escribo una, la miro, y ella comienza a brillar.

Emily Dickinson