La tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos.

Proverbio indio