Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma.

—Julio Cortázar