El ateo que mira el cielo a través de la ventana, muchas veces está más cerca de Dios que el creyente atrapado en sus propias imágenes de la divinidad.

Martin Buber