Orar es entrar en sintonía con la vida del mundo, en sintonía con el amor, que es la fuerza que mueve al sol, la luna y las estrellas.

David Steindl-Rast