Todo tiempo tiene su tiempo. Empújalo, y será demasiado pronto. Reténlo, y será demasiado tarde. En el momento correcto, no habrá nada que lo detenga.

Ray Grigg