Hay un camino que va de los ojos al corazón que no pasa por el intelecto.

Gilbert K. Chesterton