El hecho de que todos somos seres humanos es infinitamente más importante que las singularidades que distinguen a un ser humano de otro.

—Simone de Beauvoir