La felicidad es fruto de la fidelidad a un propósito noble.

Helen Keller