En el invierno más crudo aprendí que dentro mío llevo un verano invencible.

—Albert Camus