La cura no es ganarle a la herida. Es aprender a caminar con ese pedazo roto. No hay batallas: hay realidades.

Lorena Pronsky