Todo artista moja el pincel en su propia alma, y pinta en imágenes su propio corazón.

Henry Ward Beecher