El amor no posee y no quiere ser poseído, porque al amor le basta el amor.

Khalil Gibran