Detenernos, mirar, actuar

Jack Kornfield: Estabilizar la mente

El maestro de prácticas meditativas habla de los beneficios de una mente en calma, y brinda consejos para su desarrollo.
Continuar leyendo

Propósito y sentido

Por estar enfocados en el propósito de nuestras actividades, muchas veces perdemos de vista su sentido… y el sentido de la vida misma. Una invitación a buscar un equilibrio.
Continuar leyendo

Dar gracias por las pequeñas (y grandes) cosas de la vida

David Steindl-Rast

La sorpresa es el punto de partida de la gratitud. Una vez que dejamos de darlo todo por sentado, nos sorprendemos de todo lo que nos rodea, lo cual nos lleva a ser más agradecidos.
Continuar leyendo

La poeta del asombro

Fabiana Fondevila

La vida y las palabras de Mary Oliver son una invitación a una plenitud vital que nace del éxtasis ante lo que nos rodea, «en el cruce de caminos entre naturaleza y espiritualidad».
Continuar leyendo

Lecciones de lluvia

La lluvia es una invitación a hacer una pausa en nuestras tareas y percibir el amor silencioso que flota en la naturaleza, y hacernos eco de él.
Continuar leyendo

Ir más despacio… y apreciar más

La enfermedad puede ser una oportunidad para aminorar el paso y apreciar todo lo que nos rodea… especialmente apreciar la presencia de los demás y responder con bondad y gratitud.
Continuar leyendo

Detenernos

[quote author=»Hermano David Steindl-Rast» bar=»true» align=»left» width=»300px»]»Si no detenemos la rutina diaria, pasamos por alto el momento presente. Nuestra mente suele estar preocupada por el futuro o atada al pasado, y así perdemos de vista el ahora. Por eso necesitamos detenernos para poder apreciar lo que se nos brinda a cada momento».

Este es el primer volumen de una colección basada en los pasos que propone el hermano David Steindl-Rast para lograr una vida más agradecida: Detenernos – Mirar – Responder.

En cada volumen se ofrecen textos breves del hermano David que terminan con una consigna, y acompañados por poemas de diversos autores que hacen eco de lo expresado y ayudan a la reflexión.

En este primer volumen, los textos nos invitan a detener la rutina diaria y ser así más conscientes del regalo que el momento presente significa. Es el primer paso para una vida más plena.


Nunca comenzaremos a estar agradecidos si no despertamos. ¿Despertar a qué? A la sorpresa. Mientras nada nos sorprenda, caminaremos por la vida como dormidos. Necesitamos practicar el despertarnos a la sorpresa. Sugiero esta pregunta como una especie de despertador: “¿No es esto sorprendente?” “¡Sí, ciertamente!” será la respuesta correcta, sin importar cuándo ni dónde ni bajo qué circunstancias uno se hace esta pregunta. Porque en definitiva, ¿acaso no es sorprendente sólo el hecho de que exista algo en vez de nada? Por lo menos dos veces al día preguntémonos: “¿No es esto sorprendente?”, y pronto estaremos más abierto a sorprendernos con el mundo en que vivimos.

La sorpresa puede sacudirnos lo suficiente como para despertarnos y así dejar de tomar todo descontado. Sin embargo, puede suceder que no nos guste para nada esa sorpresa. “¿Cómo puedo estar agradecido por algo así?”, podemos gemir en medio de una calamidad repentina. ¿Por qué reaccionamos así? Porque no nos damos cuenta del don que nos es dado en esta situación concreta: la oportunidad.

Casi siempre encontraremos que esa situación nos ofrece una oportunidad de disfrutar: disfrutar de los sonidos, los olores, los sabores, las texturas y los colores; y con una mayor alegría descubriremos el disfrute de la amistad, la bondad, la paciencia, la fidelidad, la honestidad y de todos aquellos dones que ablandan nuestro corazón como una cálida lluvia de primavera. Cuanto más practicamos la atención a las innumerables oportunidades de simplemente disfrutar, se nos hará más fácil reconocer a las experiencias difíciles o dolorosas como oportunidades, como dones. Pero mientras que la atención a las oportunidades escondidas en los hechos y circunstancias de la vida diaria es la esencia de la gratitud, la atención por sí sola no es suficiente. ¿De qué sirve estar atento a una oportunidad, si no nos beneficiamos con ella? Nuestro agradecimiento se demuestra con la prontitud con que respondemos a la oportunidad.

(Tomado de uno de los textos del libro).


Continuar leyendo

Tres pasos para ser feliz

En este video de tres minutos, la página NetSpirit.TV resume las enseñanzas del hermano David durante su visita a la Patagonia argentina en febrero de 2014: «Es simple, es bello y profundo. Será cuestión de probar y ponerlo en práctica. Tres pasos, tres preguntas esenciales, tres actitudes que pueden cambiar nuestras vidas.»
Continuar leyendo

Patagonia, parte 1: Detenernos, mirar, actuar

Rodeado de la belleza de los amancays en flor, el hermano David nos habla de la gratitud como secreto de la felicidad. Nos recuerda los tres pasos que pueden ayudarnos a valorar el momento presente, y así vivir agradecidos: detenernos, mirar y actuar. Detener la rutina diaria, mirar para apreciar los dones que recibimos, y actuar valiéndonos de ellos.
Continuar leyendo

¿Qué hago cuando no hago nada?

Virginia Gawel

Siguiendo los tres pasos que enseña el hermano David (detenernos, mirar, actuar), Virgina Gawel nos invita a ejercitar la mirada, tanto hacia el mundo que nos rodea como a nuestro mundo interior.
Continuar leyendo