Jose Chamorro

Junto con la inteligencia lógico-matemática, lingüística, social, etc., el hombre posee una “inteligencia espiritual”, por la que capta el sentido de la propia vida y se abre a la trascendencia.