Blog

Alumbrar la noche oscura

Fabiana Fondevila

Una invitación a redescubrirnos como parte del paisaje, y sabernos tan sujetos a las estaciones como cualquier otro ser vivo del planeta. Respondamos al llamado del invierno.


[dc]Y[/dc]a está con nosotros, una vez más, la noche más larga del año. Se arriman los fríos, los árboles desnudos, las noches de buscar cobijo, los amaneceres en penumbras. ¿Qué emoción te suscita la llegada del invierno?

Quizás mueras por desempolvar bufandas, rescatar la bolsa de agua caliente del placard y entregarte a esa clase de contento que los dinamarqueses bautizaron hygge, en el gozoso cruce de las nociones de hogar, confort, intimidad y pertenencia.

O por ahí seas miembro del equipo contrario y estés teniendo que apelar a toda tu paciencia y ecuanimidad para esperar tres largos meses el regreso del sol y todo lo que es bueno.

[quote author=»» bar=»true» align=»right» width=»320px»]El peregrinar del planeta en torno del sol nos influye tanto como al sauce y al ombú, al zorzal y al gorrión, a la tierra bajo nuestros pies.[/quote]Lo cierto es que, con festejo o resistencia, el cambio de ciclo nos afectará a todos. Aunque vivamos en moles de cemento, el peregrinar del planeta en torno del sol nos influye tanto como al sauce y al ombú, al zorzal y al gorrión, a la tierra bajo nuestros pies. Nosotros, también, deberemos llevar nuestra energía a las raíces, trabajar para procurarnos el cobijo y el sustento, generar de mil y un maneras, en el cuerpo y en el alma, nuestro propio calor.

Como todo rito de pasaje (grande o pequeño), el solsticio puede ser una gran oportunidad para hacernos preguntas:

¿Qué estoy necesitando soltar?
¿Qué fuerzas profundas me habitan?
¿Qué queda en pie, cuando todo lo demás cae?
¿De qué modos puedo ser luz en la oscuridad para quienes me rodean?
¿Cómo puedo echar luz en mis propias sombras, con compasión y comprensión, sin impacientarme?
¿Qué miedos necesito abrazar y trascender (cada nuevo día), para poder dar los pasos que necesito?
¿Qué quiero incubar en silencio, como las semillas que aguardan bajo tierra el momento de brotar?

La experiencia de estar vivos no siempre es fácil, ni feliz, ni placentera. Pero siempre es asombrosa. Que el invierno que comienza sea -como la vida misma- una invitación a descubrir tu fortaleza, tu visión, tu inexplicable don para alumbrar la noche oscura.

Fabiana Fondevila


También te puede interesar:

El regalo del frío

Acoger el frío como un regalo es parte del sabernos uno con la naturaleza y sus ciclos.


Naturaleza

Ralph Waldo Emerson describe magníficamente lo que ocurre en el alma cuando ella responde al llamado a conectar con la naturaleza.


La naturaleza, nuestro viejo hogar

¿Podemos hacernos de más naturaleza, aquí y ahora? ¿Podemos reconocerla en nosotros mismos?


Te invitamos a compartir tus reflexiones: